Cabecera-FdlM-843x205-transparente

Cosiendo palabras

Cosiendo palabrasLa primera máquina de escribir fue inventada en 1868 por Christopher Soles que vendió la patente por 12.000$ a Remington and Sons, entonces famosos como fabricantes de máquinas de coser

El primer modelo industrial fabricado por la compañía Remington estaba montado sobre una máquina de coser convencional, pero tenía dos graves inconvenientes: la escritura se realizaba solo en mayúsculas y permanecía oculta a la persona que escribía, además de tener un coste muy elevado por lo que nunca salió al mercado.

 

 

 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir las novedades de La Fábrica de la Memoria